In Medioambiente

A la amplia riqueza vegetal del Paseo de San Gregorio también se suma la variedad animal que su arbolado protege entre sus ramas, como es el caso de una cría de autillo, la rapaz nocturna más pequeña, que de forma casual encontró un trabajador municipal del servicio de jardinería durante sus tareas del mantenimiento de los espacios verdes de este gran jardín botánico.

El autillo ya se encuentra en buenas manos y fue entregado a los agentes medioambientales que se encargarán de su traslado al Centro de Recuperación de fauna “El Chaparrillo” en Ciudad Real. El ave de manera accidental salió de su nido antes del tiempo previsto, quizás por su excesiva curiosidad o tal vez ante el sofocante calor de las últimas jornadas.

El canto sinfónico del Paseo

El canto del autillo es muy habitual escucharlo en las noches del Paseo de San Gregorio con su particular tiuu aflautado que se repite de forma continuada y que se convierte en la sinfonía de la que disfrutan los viandantes sobre todo durante las jornadas estivales.

Prohibida su tenencia

Se recomienda que si nos encontramos un ave de estas características se comunique a la Policía Local para su entrega a los agentes medioambientales

La tenencia de aves silvestres no está permitida por la legislación y puede recaer una sanción en caso de llevarla fuera de su hábitat, y en el caso de un ave amenazada no debemos cogerla bajo ningún concepto.

La cría de autillo ya se encuentra en manos de los agentes medioambientales
Recent Posts

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información sobre cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies