In Agua, Grupo PSOE, Medio Ambiente

Han pasado muchos años ya, no diré cuántos tenía y que la gente siga considerándome más joven de lo que en realidad soy. Pero, aún jugaba con muñecas, con cajas de zapatos y botes de todo tipo (ya reutilizando) que hacían las veces de cama y resto de muebles de una improvisada habitación. Entre juego y juego oía a mis padres comentar con cierta solemnidad temas de rabiosa actualidad: «Jándula, trasvase, sequía…”, esta última estaba muy presente, pues mi madre bien se preocupaba de que no se malgastara ni una gota del preciado y escaso líquido. Y, sin entender muy bien cuáles eran las implicaciones reales, en mi mente se instauró una sensación de que el trasvase del Jándula no era algo bueno. No podía entender cómo mi padre, mi referente de hombre justo y buena persona por excelencia, trabajaba en algo que todo el mundo consideraba malo, por ello, le pedí que me lo explicara.

Quizá fue el primero de los enfrentamientos de bruces con una realidad en la que, lo bueno es enemigo de lo mejor. Y de lo que es necesario hacer, aunque no te guste.

El trasvase se llevó a cabo y Puertollano agotó las reservas de agua embotellada de los supermercados. Ya no era seguro, o por lo menos fiable, beber agua del grifo, privilegio del que habíamos disfrutado y presumido hasta entonces.

Fue un momento feliz en casa cuando, aún algo recelosos, volvimos a beber agua del grifo.

Pasarían bastantes años antes de que el ciclo integral del agua fuera una realidad. Y, mientras tanto, sufrimos sequías y restricciones de agua, al menos de riego agrícola.

Que hoy gocemos de una infraestructura que nos garantice poder luchar contra medidas tan drásticas, no significa que tengamos que malgastar el agua, pues sigue siendo un bien preciado que cuidar. Pero, esta infraestructura nos garantiza la posibilidad del desarrollo, desarrollo personal y empresarial. Y, lo que es más importante, un desarrollo sostenible tanto en lo medioambiental, lo social y lo económico. Y, aunque no lo piense a diario, por ser algo cotidiano, poder abrir el grifo cada día y beber agua, con la tranquilidad que no sentí entonces, es una de las cosas de las que hace tiempo, vuelvo a presumir. Además de reflexionar, como ciudadana y concejala, de cuánto ha avanzado esta ciudad.

Noelia Caballero Romero-. Concejala de Medio Ambiente, Sostenibilidad y Bienestar Animal

Recent Posts

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información sobre cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies